martes, 29 de abril de 2008

Cómo elaborar un videocurrículum profesional


Infoempleo.com
Nacho Vigalondo, actor y director, nominado al Oscar al Mejor Cortometraje en 2005 por «7.35 de la mañana», y a las puertas de estrenar su primer largometraje, «Los cronocrímenes», nos va a ayudar, a través de siete pasos fundamentales, a conseguir un resultado ‘de cine’ para nuestro videocurrículum.

Dónde grabarlo:
«Es conveniente dar, en el entorno en el que realizas la grabación, una imagen de naturalidad, que no parezca algo compuesto o prefabricado. En ese sentido, creo que debe ir en función de la propuesta de cada trabajo. Un entorno vivo, agradable a la vista, va a ser de gran ayuda. Por otro lado, si sueles trabajar en casa, lo más conveniente es realizar la grabación en el propio punto de trabajo».

Iluminación adecuada:
«Lo bueno de iluminar en los formatos digitales, es que de lo que estas haciendo obtienes una respuesta continua. Yo recomiendo utilizar la señal de la pantalla para hacer ensayo/error, y tener sentido común a la hora de entender si una imagen es bonita o no. Lo recomendable es tener a alguien que entienda de fotografía para que nos ayude, pero si es imposible, lo ideal es buscar una luz que no sea muy plana, que no mate los rasgos».

Encuadre y expresividad:
«Lo perfecto sería un encuadre medio tirando a corto, por encima de los codos pero sin cortar los hombros, para que no sea un primer plano muy cerrado. Si es posible, la expresividad de las manos también puede estar en el encuadre. Además, es fundamental que haya profundidad de campo, que se vea lo que hay detrás».

‘Véndete’ en dos minutos:
«Es importante intentar ser claro y natural. A veces se olvida que las técnicas de vídeo nos permiten hacer algo audiovisual, no solamente mirar a cámara. Podemos intentar insertar en el videocurrículum imágenes de nosotros mismos realizando la actividad que estemos promocionando, y así, hacer más dinámica la grabación».

Sencillo y efectivo:
«Si decidimos hacer un pequeño montaje, hay que tener en cuenta que debemos seguir hablando independientemente de las imágenes que estemos insertando. Nunca hay que dejar de ofrecer información, pero el montaje no debe ser apabullante. Digo esto porque a veces se tiende a un embellecimiento recargado, con muchos filtros, y puede ser muy negativo para el resultado».

La importancia del sonido:
«He visto muchos vídeos en Internet que tienen una calidad aceptable pero realmente no se entienden por el eco que hay de fondo o por una mala vocalización. Es importante evitar una mala acústica, como la que puede tener una sala vacía, por ejemplo. Además, aunque uno mismo se entienda al ver el video, no quiere decir que los demás lo hagan».

La actitud correcta:
«En cualquier caso, la naturalidad va a ser fundamental. Si alguien está muy bien vestido, frente a un fondo muy limpio y además está hablando con perfecta corrección, demostrando que ha memorizado un texto, no va a ayudar en nada al vídeo. Y lo contrario, un exceso de descuido también es algo que se debe evitar, ya que puede dar una imagen muy mala o provocar que no se entienda lo que se está intentando transmitir».

Fuente - www.infoempleo.com -

1 comentario:

chiki dijo...

Queréis que os envíe mi currí-culo?